Por armonías pop

Este año nos quedamos sin festivales y sin casi música en directo por causa mayor. No hace falta ni mencionar la pandemia global y sus consecuencias de momento a corto plazo.

Muchos festivales están confirmando la casi total de su cartel para el año siguiente y otros añaden o restan nuevos nombres. El Gigante de Guadalajara, perdón, ahora Alcalá de Henares, ha confirmado a Teenage Fanclub.

Me han dibujado una sonrisa. Son un grupo que he escuchado con cierta regularidad, sin ser de mis grupos favoritos, hasta que les vi en directo y un amigo me dijo que me iba a quedar flipado con la melodía de sus guitarras. Aseveración solamente válida si te gusta este estilo. Y a fe que lo hice, a juzgar por la de veces que me sorprendieron con la boca abierta. Tal cual.

En esta línea de grupos están Dropkick. Creo que no les gusta que se les etiquete en el mismo estilo que los Teenage, pero a mi -también- me recuerdan mucho a ellos. Los descubrí a través del sello Rock Indiana, fuente de buena música.

De todos los discos que ya cuentan en su haber, les he escuchado sobre todo Time Cuts The Ties y Balance The Light.

Si con Teenage Fanclub me rallé en su día con Mellow Doubt y no descarto volver, hay canciones que por lo que sea las añades a tu memoria, con Dropkick he cogido cariño a Everything Changes.

Soplos de melodías pop para las noches de verano.

¿Demasiada música para una vida?.