Besos, son sólo besos

Debería preguntarlo.

Acercar tus labios a los suyos, sentir su humedad, reaccionar a sus movimientos, encajar, liberarse, morder, dejarse llevar, sorprender, querer, no querer, comulgar con el placer, traicionar, acariciar, susurrar… o simplemente besar en la mejilla. Cheek to cheek. No hay dos iguales ni besamos a dos personas de la misma manera. Podemos vestirlos de cariño, de amor, de lujuria, de traición, de todo aquello que queramos hacer saber o esconder. Los besos nos unen y nos separan.

Necesitamos tocarnos. La piel forma parte de nuestra identidad. Quizá por ello el distanciamiento social nos cuesta. Y no nos engañemos. Nos cuesta con la gente que es cercana, muy cercana. Demasiados días de confinamiento aislados de mucha gente querida. Días en los que nos hemos dado cuenta de las pequeñas cosas que son tan importantes y que -me temo- olvidaremos en cuanto la rutina se imponga y el recuerdo de estos días no esté sazonado de miedo e incertidumbre.

Mientras, nos bombardean con mensajes sobre cómo ha cambiado nuestra realidad y de cómo deberemos adaptarnos a esta nueva normalidad. Sin embargo, en casi todas las conversaciones que presencio siempre se anhela volver a lo que teníamos. Mantenemos la fe en volver, volver a tomarnos unas cervezas en el bar -como antes-, volver a irnos de vacaciones -como antes-, volver a quedar con nuestros seres queridos -como antes- e incluso volver a trabajar, si, como antes.

Reír.
Compartir.
Tocarnos la piel.

No sé vosotros, peo yo no tengo tiempo de pensar más allá del mes siguiente, aunque me inquieta. Mi día a día no me permite tener días grises, ni tomarme un respiro para lamentarme. Recuerdo años en los que me he recreado en mis desgracias. Sólo con las distancia he tenido perspectiva del tiempo que malgasté -y no volverá- y sobre todo de las personas que no supe o pude dejar entrar en mi vida.

Nunca más.
Esta puta situación ya nos ha robado muchos besos.

No son tantas las personas a las que queremos de verdad. Recuperar sus besos no es un plan tan imposible. A largo. A medio. A corto plazo.

Al resto, distanciamiento social.