De niu ra

Hace unos días veníamos hablando de compositores, de creadores de canciones redondas. De aquellos con los que por edad hemos sintonizado más. Si no recuerdo mal veníamos escuchando a Santi Campos. Tanto a mi mujer como a mi nos gusta mucho. De como sus canciones tienen esa estructura perfecta que hace que quieras volver a escucharlas una y otra vez. Melodías y estribillos que se instalan en tu cabeza.

Irremediablemente en esa lista siempre aparece Ramón Rodríguez, The New Raemon.

Este año ha publicado nuevo disco, Coplas del Andar Torcido.

Por un malentendido, o discrepancia, o me has pillado con el día torcido, hubo un intercambio de mensajes desafortunados entre mi mujer y el bueno de Ramón. Él no se acordará. A nosotros a veces nos sirve para iniciar conversaciones sobre el hecho artístico y la realidad humana de cada persona. Es decir. Sobre lo gilipollas que podemos llegara  a ser todos y sin embargo las cosas bonitas que podemos hacer de vez en cuando. Aunque la mayoría de las veces nos echamos unas risas y ya.

Con artistas todo se magnifica.

¿Por qué lo menciono?. Mi mujer prometió no gastarse más dinero en The New Raemon, y a fe que ya teníamos discos suyos y hemos ido a numerosos conciertos. Pero yo tengo principios y si no gustan tengo otros, que diría uno de los Hermanos Marx, y, sobre todo, me importa bastante poco lo que pasa en twitter (fue ahí), por lo que nos hemos comprado su nuevo disco. Léase, lo he comprado y punto.

El muy cabrón lo hace todo -o casi todo-bien, muy bien. Perdonadme la confianza.

Este séptimo disco está entre sus mejores. The New Raemon es un gran cronista de lo cotidiano, del paso de los años y como la edad te va dando y quitando miedos. No hablo de tristeza, sino de serenidad y belleza. Envuelve el dolor de dulzura. Siempre me ha resultado hermosa la derrota, el sufrimiento y el olvido. Si me vas a hacer sufrir, hazlo con palabras bonitas.

Si no me equivoco, creo que se ha divorciado y, sin entrar en su vida personal que es suya, no debe ser un plato de buen gusto. Si además añadimos estos últimos meses sazonados por la pandemia, se crea un caldo propicio para la creatividad. Es una máxima que se cumple con demasiada frecuencia. Está jodido, va a hacer un buen disco, uno mejor…

 

 

Ya son muchos años con su música, nos gusta y nos gustará.

Por armonías pop

Este año nos quedamos sin festivales y sin casi música en directo por causa mayor. No hace falta ni mencionar la pandemia global y sus consecuencias de momento a corto plazo.

Muchos festivales están confirmando la casi total de su cartel para el año siguiente y otros añaden o restan nuevos nombres. El Gigante de Guadalajara, perdón, ahora Alcalá de Henares, ha confirmado a Teenage Fanclub.

Me han dibujado una sonrisa. Son un grupo que he escuchado con cierta regularidad, sin ser de mis grupos favoritos, hasta que les vi en directo y un amigo me dijo que me iba a quedar flipado con la melodía de sus guitarras. Aseveración solamente válida si te gusta este estilo. Y a fe que lo hice, a juzgar por la de veces que me sorprendieron con la boca abierta. Tal cual.

En esta línea de grupos están Dropkick. Creo que no les gusta que se les etiquete en el mismo estilo que los Teenage, pero a mi -también- me recuerdan mucho a ellos. Los descubrí a través del sello Rock Indiana, fuente de buena música.

De todos los discos que ya cuentan en su haber, les he escuchado sobre todo Time Cuts The Ties y Balance The Light.

Si con Teenage Fanclub me rallé en su día con Mellow Doubt y no descarto volver, hay canciones que por lo que sea las añades a tu memoria, con Dropkick he cogido cariño a Everything Changes.

Soplos de melodías pop para las noches de verano.

¿Demasiada música para una vida?.

Algunos bits

No recuerdo desde que año empecé a dejarme sugestionar por la música electrónica. En cuestión de gustos soy un crisol o un desastre, depende de cómo queramos verlo. Los bits siempre me han acompañado. A principio con recelo, uno viene de guitarras, pero no concibo la vida anclado en el pasado, en un estilo o sin ser purista. No tuve elección, ni quise. Que empezara escuchado rock es ya algo anecdótico. No me importa el estilo si me gusta.

Y en cuestión de electrónica a mi me gusta la ambiental, minimal, IDM y cosas así.

De lo último que más me ha gustado es Jon Hopkins. Tiene algo visceral, nacido de la arritmia del propio latido del corazón, que me hace vibrar y me deja sin ideas -en el buen sentido-. Tuvimos la suerte de verle en directo 2 veces, en el Bime y el Madrid en La Riviera. El primer single que escuche de su hasta la fecha último disco fue Singularity, da nombre al disco. Pero a día de hoy mi favorita es Emerald Rush.

Otro espectáculo que también vimos en el Bime -un año antes- fue el de Moderat. Repetiríamos al año siguiente en el Madcool. De Moderat soy fan total. Si no lo digo reviento. Desde el Sonar de 2014 que les vimos, con fallos en el video arte. A New Error es un clásico ever.

Y por cerrar una terna que no sólo implica música, sino un concepto artístico completo: Plastikman, uno de los pseudónimos de Ritchie Hawtin. Ex, proyecto que realizó en el Guggenheim de New York y que nosotros vimos en el Sonar de 2014. ¡2014, joder!. La torre fue una pasada. Aunque confieso es a quién menos he escuchado de los tres.

Son efectos colaterales del confinamiento, me pongo a recordar cosas que ya he visto y según terminaba esta entrada me acabo de acordar de Kiasmos, a quienes también hemos disfrutado en Madrid y a los cuales adoramos. Son Ólafur Arnalds y Janus Rasmussen. Todo lo que venga de Ólafur nos parece bien. Este vídeo están junto a Nils Frahm, otro a tener más que en cuenta.

Y mejor parar porque sino seguiríamos con Trentemøller, Pantha Du Prince, Caribou, Four Tet, GusGus, Lusine, Burial, Nicolas Jar, Dan Deacon, Kasper Bjørke, Darkside, John Talabot, Pional, Jeff Mills… -los que me olvido- …Todd Terje.

¡Todd Terje! Viva el Insperctor Norse. Ahora mismo me apetece este directo una cuarentena entera.

… en fin.

Los Abrazos Prohibidos

Por los ángeles de alas verdes de los quirófanos.
Por los ángeles de alas blancas del hospital,
por los que hacen del verbo cuidar su bandera y tu casa
y luchan porque nadie muera en soledad.
Por esas centinelas que no duermen
para que el enfermo sueñe que va a despertar;
sin temerle a su miedo y usando su piel como escudo,
moviendo las camillas del peligro como un vals.
Por los que hacen del trabajo sucio
la labor mas hermosa del mundo
y pintan de azul la oscuridad;
cada noche aplaudimos en los balcones,
la muerte huye con sus dragones,
callamos al silencio un día más.
Nunca olvidaremos vuestro ejemplo,
nunca olvidaremos la dedicación.
Nunca olvidaremos vuestro esfuerzo,
vuestro amor es nuestra inspiración.
Por los que nunca miran el reloj mientras curan.
Por los que hacen suyas las heridas de los demás.
Para los que merecen los abrazos prohibidos,
y se meten contigo en la boca del lobo sin mirar atrás.
Por los que hacen del trabajo sucio
la labor mas hermosa del mundo,
y pintan de azul la oscuridad;
cada noche aplaudimos en los balcones,
la muerte huye con sus dragones
callamos la boca al silencio un día más.
Porque ya os habéis ganado a pulso
el aplauso más largo del mundo,
respeto y dignidad.
Cada cada vez que salimos a los balcones
el miedo huye con sus dragones
Y callamos al silencio un día más.
Supervivientes, si, maldita sea.
Nunca me cansaré de celebrarlo.

 

(… y son pocos)

Vídeo oficial de la canción “Los abrazos prohibidos” de Vetusta Morla feat. Alice Wonder, Andrés Suárez, Carlotta Cosials (Hinds), Christina Rosenvinge, Dani Martín, Depedro, Eva Amaral (Amaral), Ismael Serrano, Iván Ferreiro, Joaquín Sabina, Kase.O, Leiva, Luz Casal, Maika Makovski, Marwan, Nacho Vegas, Nina de Juan (Morgan), Rozalén, Santi Balmes (Love Of Lesbian) y Xoel López.

Todos los beneficios económicos que genere, tanto editoriales como discográficos, serán donados a perpetuidad al Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), para contribuir en la investigación sobre el coronavirus SARS-CoV-2 que ha causado la pandemia de la enfermedad Covid-19.

Productor: Vetusta Morla
Director: LEK & CHAP
Executive Producer: María Pérez
Mixer: Carlos Raya
Mastering: Fred Kevorkian
Compositor: Guillermo Galván
Letra: Guillermo Galván, Benjamín Prado, Andrea Valbuena, Andrés Suárez, Elvira
Sastre, Irene G., Joaquín Sabina, Jorge Drexler, Leiva, Loreto Sesma, Marwan, Raquel
Lanseros y Rozalén.
℗ y © 2020, Pequeño Salto Mortal.