Anari & Thalia Zedek

Me gusta su crudeza en la voz. La que humedece los huesos. Me gusta el trasfondo melódico que endulza la crudeza inicial. Emociones desnudas, no exentas de belleza, quizás poesía. Me gusta que toda la intensidad que conlleva, todo ese peso, a mi me transporta a estados de tranquilidad. Como estar en medio del huracán deleitándote con el espectáculo sin pensar en el segundo después y no queriendo salir de ese engañoso remolino.

Hacía tiempo que no escuchaba a Anari. Anoche trasteando he llegado a Coupages#4, ediciones de 7″ publicadas por Bidehuts, en la que Anari y Thalia Zedek intercambian composiciones.

El resultado es estupendo.

Anari me parece de lo mejor que hay, en general. Pero he de reconocer que no tenía localizada a Thalia Zedek, con todos los kilómetros que lleva a sus espaldas. ¡Qué desconocimiento!. Siendo positivos, siempre puedo decir que queda sonoridad por descubrir. Por no reconocer la verdad, que sólo sé que no tengo ni puta idea.

… a lo Sócrates.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *